Make your own free website on Tripod.com

MARCO POLO

 

EL MUNDO DE MARCO POLO 
El conocimiento de tierras lejanas

" ¿Por que tenéis ganas de ir a morir por los caminos? Díganmelo. Si tenéis necesidad de oro, yo os daré mucho más deL que tengáis en casa. Y lo mismo cualquier otra cosa que me pidáis
KUBLAI KHAN RUEGA A LOS POLO QUE NO SE VAYAN

Viajó con su barca la china del siglo XII 

El Libro de las maravillas describe sus aventuras

Miembro de una familia de mercaderes venecianos de] siglo XII 11, Marco Polo reafizó una extensa travesía que terminó en la China. Nombrado diplomático por el emperador kublai Khan, Marco Polo siguió viajando por Asia. De regreso en Europa contó sus peripecias registradas en un , libro. Pero pocos le creyeron

Pintura que representa la dársena de San Marcos (Venecia) en el momento de la partida a Oriente de Niccoló y Maffeo Polo, padre
y tío de Marco Polo. Esta miniatura se conserva en la
Bodleian Library de Oxford, Reino Unido. (la imagen a la derecha entre las imágenes)

Brújula árabe del siglo XII Este artilugio ya era utilizado por los navegantes chinos en el siglo XII Los árabes la introdujeron en Europa un siglo después, convirtiéndola en un instrumento  imprescindible para las expediciones navales.(imagen con las imágenes a la derecha)

Primera página de uno de los capítulos del Libro de las maravillas. Este grabado corresponde a una de las ediciones en francés que se hicieron de la primera "novela de viajes de la historia"(imagen a la derecha con las imágenes)

Estatuto en madera, de origen chino, que se considera la efigie de Marco Polo. Se conserva en el Museo Correr de Venecia  Italia.(imagen a la derecha con las imágenes)

La idea medieval de un mundo desconocido poblado por seres fantásticos  fue un acicate para las exageradas descripciones que hizo Marco Polo de su viaje.(imagen a la derecha con las imágenes)

"El Khan me hacía tantos honores y me mantenía tan cerca de su persona que los otros barones sentían envidia" (MARCO POLO)

marco polo

marco polo

marco polo

episodio del libro de las maravillas

venecia en tiempos de marco polo

brujula arabe

muralla china

estatua en terracota de camello de la epoca

 

Marco Polo, el mercader de Venecia que vivió 17 años en la China de Kublai Khan y que luego regresó a Europa dispuesto a narrar sus peripecias, fue objeto de la suspicacia de sus contemporáneos. Muy pocos dieron crédito a lo que contaba, pero también hubo quienes reconocieron en él a uno de los primeros viajeros que anunciaron la existencia de un mundo mucho más grande del que se imaginaba entonces.

LIBRO DE VIAJES

El Libro de las maravillas del mundo, en el que Marco Polo narra su largo periplo, es el texto de viajes más famoso. La riqueza de sus descripciones geográficas y étnicas constituyó para la Europa medieval el primer contacto con China, donde vivía una civilización avanzada que usaba el papel moneda y un calendario solar. Con el Libro de las maravillas del mundo, Occidente tuvo noticias por primera vez de lugares como Siam (Tailandia), Ceilán (Sr.¡ Lanka), la India, Japón, Java, Cochinchina (ahora una parte de Vietnam), Tíbet o Birmania.

PRIMEROS MAPAS DE ASIA

Ese libro fue tomado como modelo para elaborar los primeros mapas confiables de Asia que se hicieron en Europa. En su afán por alcanzar el Oriente descrito por Marco Polo, navegando desde Europa hacia el oeste, Cristóbal Colón llegó a América en 1492. Unos cuantos años más tarde, en 1497, el navegante portugués Vasco da Gama consolidaría otra de las rutas marítimas que había propuesto Marco Polo: llegar hasta el Lejano oriente bordeando Africa.

EL COMERCIO

La figura de Marco Polo también se relaciona con la tradición de los mercaderes europeos que abrieron las primeras rutas comerciales hacia Oriente. Gracias al impulso de las Cruzadas, los comerciantes europeos de los siglos XIII y XIV se instalaron en Tierra Santa (Oriente Medio) y establecieron contactos con sus colegas orientales en busca de negocios provechosos. Fue, salvando las distancias, el primer intento de internacionalizar el libre comercio con Asia.

LAS CONFESIONES EXTRAORDINARIAS DE UN VENECIANO PRESO EN UNA CELDA

Apenas el hombre empezó a hablar, Rusticano de Pisa pensó que su compañero de celda estaba loco de remate. Parecía tener razón. Sólo a una mente trastornada podían ocurrírsele las disparatadas historias que aquel hombre de mirada perdida recitaba con tono firme, impasible a la sordidez de aquella mazmorra genovesa y a la cara de asombro que el pobre Rusticiano ponía ante la magnitud de los hechos descriptos: reinos edénicos, semi-hombres con cabeza de lobo, tesoros inimaginables, ciudades gigantescas, manjares desconocidos, artefactos prodigiosos...
Eran tantos y tan fabulosos los recuerdos evocados que, al fin, sucedió lo inevitable: la magia del relato venció a la perplejidad. Fue entonces cuando Rusticiano tomó una pluma y se puso a escribir.
El hombre que recitaba aquellas narraciones extraordinarias era Marco Polo, un viajero veneciano que con sólo 17 años había acompañado en 1271 a su padre y a su tío, Niccoló (Nicolás) y Maffeo Polo, en un viaje que se prolongaría 24 años y que lo llevaría hasta el mismísimo palacio del Gran Khan (emperador) de la China. Tres años después de su regreso cayó preso de los genoveses cuando capitaneaba una galera de la República de Venecia y fue recluido en una celda junto con un escribiente de Pisa.
Entonces, aprovechó la circunstancia para contar sus andanzas a Rusticiano, quien las compilaría en un libro inolvidable.

China

En el siglo XIII los pueblos de Asia Central estaban sometidos al imperio mongol. Gengis Khan, el temible emperador de los mongoles unificó un vasto territorio que conoció una relativa paz durante su mandato (1196-1227) y el de sus herederos. Además de Afganistán, Persia y Turkestán, el imperio mongol se extendió hacia el este con la conquista de China en 1279. Kublai Khan, nieto de Gengis Khan, derrotó a la dinastía Song. Ni siquiera la fabulosa Gran Muralla China (arriba), edificada 2.000 años antes por la dinastía Han, fue obstáculo para los feroces jinetes mongoles de Kublai Kan khan. Al asumir, el Gran Khan atempero notablemente sus rudos modales. Los Polo darían fe de ello unos años después.

EL LIBRO DE LAS MARAVILLAS ABRIÓ LAS PUERTAS DEL LEJANO ORIENTE

Rusticiano de Pisa tituló la crónica de aquellos relatos como El Libro de Marco Polo, ciudadano de Venecia llamado Millione, en el que se narran las maravillas del mundo. La obra se publicó en francés a principios del siglo XIV, aunque poco después su largo título quedaría acortado en un epígrafe que, con su simplicidad, anticipaba la promesa de aventuras fabulosas y desconocidas hasta entonces para los hombres de la Europa de la Edad Media: Libro de las maravillas del mundo.

EL COMERCIO LLEVA A LOS HERMANOS POLO AL IMPERIO DE KUBLAI KHAN

Explorador, expedicionario o, sencillamente, mercader, el caso es que las experiencias evocadas por Marco Polo constituyen las primeras descripciones del modo de vida del Lejano Oriente que llegaron a Europa. En ese sentido, la figura de Niccolo y Maffeo Polo -su padre y su tío- tienen un peso fundamental, pocas veces, reconocido, en la peripecia viajera de Marco Polo.
Los hermanos Polo eran mercaderes venecianos, -integrantes de una familia de comerciantes de origen dálmata, que poseían una factoría en Crimea y que tenían buenas relaciones comerciales con los soberanos mongoles del Volga y de Asia Occidental. Coincidiendo con el nacimiento de Marco en Korcula -isla de la actual Croacia, entonces dependiente de la República de Veneciá los hermanos Polo se propusieron obtener el máximo provecho de la afición de los khanes mongoles por los productos extranjeros. Así, planificaron toda una serie de misiones comerciales a Oriente que
llevaron a cabo entre 126oy 1265. En una de esas expediciones viajaron por tierra desde Bukharo -Uzbekisa tan- hasta Cathay -China-. Allí per1 manecieron durante algunos años a en Kaifeng, capital oriental del gran S emperador chino, de origen mongol, e Kublai Khan.
El emperador de China, que gobernó el país entre 1256 y 1294, era el cuarto descendiente de Gengis
Khan, el gran conquistador mongol. Se sabe que Kublai Khan era un personaje de gran cultura e inquietudes, que propugnó las artes y las ciencias y que supo rodearse de un grupo de sabios de las sociedades más diversas -persas, árabes, chinos y europeos- para resolver los asuntos de su gobierno, tanto los espirituales y místicos, como los políticos y administrativos. Sus inclinaciones intelectuales lo convirtieron en un  rey de reyes» con una especial sensibilidad hacia las manifestaciones de otros pueblos. Muy pronto esto sería comprobado por los hermanos Niccoló y Maffeo Polo.


EL EMPERADOR SE INTERESA POR LA RELIGION CRISTIANA DE SUS INVITADOS

Kublai Khan, budista y fiel seguidor de la cultura china que impuso a sus súbditos, rogó a los Polo: Volved junto a vuestro Papa -Gregorio X y pedidle en mi nombre que mande cien hombres bien enterados de vuestros principios para poder enfrentarse con los sacerdotes budistas, poniendo de manifiesto que también disponen de fuerzas sobrenaturales. Si me dan este testimonio, me haré bautizar". En 1269, los dos mercaderes regresaron a Venecia, donde Niccoló supo de la muerte de su esposa. Dos años más tarde, acompañados por el joven Marco, que tenía 17 años, y dos monjes dominicos -de los cien que había solicitado el Gran Khan iniciaron una expedición auspiciada por el papa Gregorio X en forma de delegación diplomática.
El viaje fue espectacular, abrió el camino para los futuros misioneros y sigue siendo un reto para quienes aman las expediciones de cierto riesgo.


Maravillas

los relatos de Marco Polo incluyen numerosas referencias a hallazgos muy sorprendentes, como la recolección de especias (arriba) o el uso generalizado de¡ papel entre los chinos (abajo). El Libro de las maravillas del mundo es un compendio de lo que fascinó a Marco Polo en aquellas tierras. Sirva como ejemplo esta cita extraída del libro: "Y os digo también que hay una gran montaña donde se encuentra gran cantidad unas piedras* preciosas llamadas  turquesa

DESPUÉS DE MUCHO ANDAR SE INCORPORO A I.A DIPLOMACIA CHINA

La primera etapa de su trayecto llevó a los Polo a Acre -entonces Palestina-. Allí desembarcaron y partieron por tierra hacia Jerusalén, con el objetivo de obtener el óleo sagrado -que sirvió para amor-tajar el cuerpo de Cristo- prometido al emperador chino. Luego, ya con un poco de aceite de la lámpara del sepulcro de Cristo, continuaron su viaje. Tras atravesar Armenia, donde los dos monjes abandonaron la expedición, siguieron su camino. Pese a su condición de mercaderes y a los salvoconductos extendidos por el Papa y el Gran Khan, los Polo tuvieron que afrontar múltiples peligros durante su itinerario.
Atravesaron el desfiladero de Cuatro Leguas -entre el Cáucaso y el Mar Caspio el Monte Ararat, en la Gran Armenia -donde habría varado el Arca de Noé tras el Diluvio Universal-; el desierto de Gobi, en la actual Mongolia -donde emplearon un mes para cubrir su costado más estrecho- y la ciudad tártara de Karakorum, cuya visita supuso tener que andar más de 4o días por tierras absolutamente desérticas. Por fin, en 1275, llegaron a la corte de Kublai Khan. Instalado en Cathay -la actual China- Marco Polo aprendió muy pronto la lengua tártara y conquistó el favor de Kublai Khan, quien lo incorporó a su cuerpo diplomático. El joven Polo vivió varios años en el Palacio Imperial de Pekín -la actual Ciudad Prohibida- y llevó a cabo misiones para el Gran Khan por todo su imperio.
Por su parte, su padre y su tío estuvieron al servicio del emperador como consejeros militares. Mientras Marco Polo permaneció en Cathay emprendió, a petición de Kublai Khan, varias misiones en China, los mares cercanos a la India, Ceilán -actual Sr¡ Lanka- y la Cochinchina -territorio que comprende los actuales Vietnam y Camboya-. Entre 1277 y 1280, Marco Polo fue nombrado gobernador de la ciudad de Yang-Techen.
Los Polo permanecieron en China hasta 1292, cuando escoltaron en un viaje por mar hasta Irán a una prin~ cesa china que debía casarse con el rey de los tártaros de Persia. Para llevar a cabo este viaje planificaron una ruta marítima a través de Sumatra, el sur de la India, el Océano Indico y el Golfo Pérsico. Al llegar al destino de la princesa, 6oo integrantes de la expedición habían muerto debido a la escasez de víveres y al escorbuto.
Luego, cruzaron el Mar Negro y siguieron hasta Constantinopla, arribando a su ciudad natal, Venecia, en 1295. El fabuloso viaje había durado 24 años.

La exagerada imaginación del mercader

No hay duda sobre la autenticidad de la mayoría de las revelaciones que Marco Polo dictó a Rusticiano de Pisa, quien redactó el Libro de las maravillas del mundo. Sin embargo, algunas de esas descripciones son fruto de una imaginación exagerada. Por ejemplo, cuando se refiere a la ciudad china de Kinsai y dice que allí era "posible encontrar 12.000 puentes de piedra, bajo la mayoría de los cuales podría pasar una gran embarcación". Y cuando afirma que las embarcaciones de los tártaros más pequeñas medían "más de 300 pies de largo es decir 91 metros aproximadamente.

Un cronista con olfato

o más destacable del libro es la gran capacidad de observación del joven Marco Polo. No sólo tomó notas de las mercancías que podían tener un buen uso en los negocios, sino que prestó atención a las costumbres, las formas de vestir o los rituales religiosos y funerarios. Prácticas como la poligamia o la incineración, descriptas por Marco Polo, produjeron un gran revuelo en Europa. De la mano de Marco Polo llegaron a Occidente productos hoy tan corrientes como la pólvora o la porcelana y se abrieron las rutas de la seda y de las especias. La narración también da cuenta de costumbres inauditas, tesoros orientales y lugares míticos.

AVENTURAS DE AYER Y DE HOY

EL VENECIANO MARCO POLO siguió el hilo de la corriente aventurera hasta salir investido de ilustre trotamundos y viajero osado. Esa es la imagen melancólica y romántica que nos queda hoy de él en un mundo donde parece que ya no hay distancias, donde los lugares más recónditos del planeta están, prácticamente, al alcance de cualquier turista.

FAMILIA DE MERCADERES

Con su familia, de tradición mercantil, se embarcó en un viaje único de 24 anos por Asia. Se animó a visitar países, buscó aven~ turas y dejó escrito un libro de viajes, el Libro de las maravillas del mundo, que fue algo así como el primer testimonio de que existían otros mundos, aunque todos estuvieran en éste. El autor, que bebió de las fuentes de su propia experiencia, supo dictar una descripción fantástica de aquellos lugares al escriba Rusticiano de Pisa. A falta de publicidad, el boca a boca dio buenos resultados. Incluso llegaron a escribirse varias versiones manuscritas del texto original en diferentes lenguas y dialectos.
Pero fue con la publicación de la primera edición impresa del libro, en 1477, cuando se acrecentó la difusión de su obra. Fue, sin duda, precursora del género de la literatura de viajes. Supo despertar el interés de los aficionados a la lectura de libros de aventuras. Y abrió los ojos a los buscadores de lugares remotos e ignorados que descubrieron detalles históricos y situaciones geográficas de valor incalculable para sus intereses. Personajes como Kublai Khan, una especie de rey Arturo, lugares como Cathay y Mangi, la China donde Marco Polo pasó 17 años, corrieron por la imaginación de los hombres hasta alcanzar la categoría mitológica.
Marco Polo, de quien más de un negocio turístico en el mundo tomó su nombre, no deja de ser el prototipo de viajero medio aventurero. Con el tiempo, la estela trazada por el veneciano sería seguida por viajeros y exploradores de fuste: Cristóbal Colón -que llegó a América-, Fernando de Magallanes -que dio media vuelta al mundo-, David Livingstone -el gran explorador de Africa y Roald Amundsen -pionero del Polo Sur-. Todos ellos estuvieron unidos por un destino común: la magia del viaje. Una forma de vida que sigue contando con gran cantidad de adeptos, aunque ahora resulte más seguro y cómodo contratarla como un paquete turístico.

- -
REFERENCIA DE BORGES 

Jorge Luis Borges, en el Libro de los seres imaginarios (1967), dedica un apartado de su magnífica galería de monstruos a un ser mitológico: el pájaro Grifo ("En Madagascar, otro famoso viajero, Marco Polo, oyó hablar del roc, y al principio entendió que se referían al ucello grifone, al pájaro Grifo"). Borges se refiere al Libro de las maravillas del mundo, de Marco Polo, donde se lee Dicen que es exactamente como un águila, pero desmesuradamente grande. Un mensajero trajo a su señor, el gran KubLai Khan, una pluma de ala del citado pájaro roc; yo, Marco Polo, la medí, y encontré que tenía de largo noventa anchos de mano, y dos de mis palmas de perímetro, lo que ciertamente debe ser tenido por una maravilla". Marco Polo exageró lo suyo, ya que el pájaro Grifo, o león alado, era un animal que ya formaba parte de la mitología griega.

CATHAY Y CIPANGO

Marco Polo llamó Cathay a China y Cipango a Japón. Gracias a las descripciones del mercader veneciano se pudo corregir el error histórico del geógrafo griego Ptolomeo. Este sostenía que el litoral de Cathay y Cipango estaba frente a las costas occidentales de Europa, que es como considerar que Japón está junto a España y que no existe el Oceáno Pacífico.

>¿NO FUE A CHINA?

En 1995, Frances Wood, jefe del Departamento Chino de la Biblioteca Británica, afirmó en su libro ¿Llegó Marco Polo a China? que olvidos como el té, la caligrafía y la Gran Muralla indicarían que Marco Polo no habría llegado a ese país y que fueron los persas quienes le describieron cómo era.

LAS PASTAS

Otra polémica sobre Marco Polo reside en si realmente fue él quien introdujo las pastas en Occidente desde China. La cuestión sigue inquietando a historiadores de todo el mundo. Pero, actualmente, la versión mayoritariamente aceptada señala que el consumo de pastas ya había sido extendido por Europa, con anterioridad, por los pueblos árabes.

>LA RUTA DE LA SEDA

La expresión Ruta de la Seda" no se acuñó hasta mediados de¡ siglo XIX, cuando el barón Ferdinand von Richthofen, geólogo alemán, llamó Die Siedenstrasse -la Ruta de la Seda- a esta famosa red de comercio. Se cree que estas rutas milenarias fueron iniciadas en el siglo 11 a.C. por el general chino Zhang Qian. La expresión, también empleada en plural, ha perdurado con el paso de¡ tiempo y conserva íntegramente todo su misterioso poder de evocación.


RAMUSIO LE DIO FAMA

El embajador veneciano Giovanni Batista Ramusio (1485-1557), primer historiador de los viajes de la Edad Media, encumbró a Marco Polo en su recopilación De las navegaciones Y viajes (1553). Ramusio reflejó en este libro las rutas de Marco Polo -como la de Samarcanda a China Y rehabilitó así la figura de¡ viajero, tildado de "mentiroso" en su época.

VOLVER A MARCO POLO

primera pagina del libro de las maravillas

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

viajes de marco polo

 

 

viajes de marco polo

 

 

viajes de marco polo

 

 

esfinge de marco polo

 

 

el lbro de las maravillas

 

 

seres fantasticos medievales

 

 

gran muralla china

 

 

abundante en la epoca

 

 

 

 

 

 

 

 

 

BIOGRAFIA