Rodolfo J. Walsh


RODOLFO WALSH    carta de cuba  en agencia de noticias cubanas  en la universidad de la habana  Con Estela Blanchard en la Habana  



   Rodolfo J. Walsh nació en 1927 en la localidad de Choele-Choel, provincia de Río Negro. Fue escritor, periodista, traductor y asesor de colecciones. Su obra recorre especialmente el género policial, periodístico y testimonial, con celebradas obras como Operación Masacre y Quién mató a Rosendo. Walsh es para muchos el paradigmático producto de una tensión resuelta: la establecida entre el intelectual y la política, la ficción y el compromiso revolucionario. El 25 de marzo de 1977 un pelotón especializado emboscó a Rodolfo Walsh en calles de Buenos Aires con el objetivo de aprehenderlo vivo. Walsh, militante revolucionario, se resistió, hirió y fue herido a su vez de muerte. Su cuerpo nunca apareció.

Fuente: "Rodolfo Walsh, el problemático ejercicio de la literatura", Victor Pesce, 1987

TEXTOS DE Y SOBRE RODOLFO WALSH

Rodolfo Jorge Walsh (1927-1977) no tuvo suerte. Sin embargo, sobreponiéndose a la "fatalidad" de su destino (el mismo destino de todos los indisciplinados, los herejes y los heterodoxos) Walsh sigue siendo un arquetipo y un paradigma intelectual y político para muchos jóvenes que recién nacían cuando un grupo de tareas de la dictadura militar lo emboscó y lo asesinó salvajemente. Pero no es un paradigma cómodo, inofensivo y tranquilizador. Militante político entre los escritores y periodistas, escritor y periodista entre los militantes, Walsh se ocupó de descentrar y desbordar todo lugar cristalizado por la política y por la cultura oficiales en la Argentina. Su obra (que abarca desde 1950 hasta 1977) y su actividad militante atraviesan los lugares y los "oficios" más inesperados. Walsh fue desde estudiante de Letras en la UBA (sin recibirse nunca) hasta corrector de pruebas de imprenta de la editoríal Hachette; desde traductor (de V. Canning, E. Queen y W. Irish en Buenos Aires y Sartre y Simone de Beauvoir en La Habana) hasta criptógrafo en Cuba; desde devoto admirador de Borges (en su juventud) hasta cofundador junto a 1. R. Masetti, G. García Márquez, R. García Lupo y otros de la agencia de noticias Prensa Latina; desde autor de obras de teatro y director del periódico de la CGT de los argentinos hasta fundador del diario Noticias; desde vendedor de antigüedades hasta militante de las FAP (Fuerzas Armadas Peronistas) y oficial de inteligencia de la insurgencia montonera. El libro organizado por Jorge Lafforgue se hace inteligentemente cargo de esa diversidad, aun cuando termine destacando la veta literaria por sobre las demás. Esta iniciativa editorial nació originalmente a modo de homenaje a inicios de los años 90 como un número especial de la revista Nuevo Texto Crítico publicada en Stanford, bajo el impulso de Jorgc,Ruffinelli. Su origen es, entonces, netamente académico, pero de ningún modo cae presa de la "neutralidad" asfixiante' que la Academia imprime habitualmente a sus publicaciones. Por el contrario, incluye una importante gama de estudios críticos sobre la obra narrativa de Walsh (de Roberto Ferro, Martín Kohan, John Kraniauskas, Pablo Alabarces, entre otros), una biografía y una bibliografía confeccionadas por el mismo Lafforgue, además de incorporar evocaciones de Eduardo Galeano, David Viñas y Ricardo Piglía, entre otros. A eso se suma una selección de diez textos de Walsh que no forman parte de los ocho libros que el autor & Operación masacre publicó en ida. Si bien los trabajos incorporados intentan abarcar con notable lucidez el conjunto de su trayectoria, un flanco, centralmente político, permanece abierto: la polémica de Walsh con aquellos oscuros personajes, autotitulados "comandantes", quienes habrían sido informantes -según demostró Martín Andersen en Dossier secreto (1993)- del Batallón 601 de Inteligencia del Ejército. justo en la misma época en que Walsh organizaba una campaña de contra información frente a la censura oficial de los militares. Muchas de esas discrepancias ideológicas quizá se expliquen por la posición de Walsh quien se autodefinió en ese terreno diciendo: «He tardado quince años en pasar del mero nacionalismo a la izquierda" así como también---tengo que decir que soy marxista, pero un mal marxista porque leo muy poco; no tengo tiempo para formarme ideológicamente". Confesiones que ilustran de manera clara las distancias con aquella cúpula mucho más cercana al nacionalismo a secas que al marxismo. A partir de la lectura de este libro emocionante e inteligente, dos interrogantes por ahora sin respuesta siguen inquietan- do al lector actual: más allá de homenajes -necesarios y valiosos- ¿habrá alguien que retome su herencia sin nostalgias complacientes, invocaciones auto legitimadoras ni revívals mercantiles? ¿Quién ocupa hoy en la cultura Argentina el lugar y la función crítica que el asesinato de Walsh dejó vacante?
POR: NESTOR KOHAN NACION 18/02/2001


obras


 

  • Diez cuentos policiales (1953)
  • Variaciones en rojo (1953)
  • Antología del cuento extraño (1956)
  • Operación Masacre (1957)
  • La granada (1965, teatro)
  • La batalla (1965, teatro)
  • Los oficios terrestres (1965)
  • Un kilo de oro (1967)
  • ¿Quién mató a Rosendo? (1969)
  • Un oscuro día de justicia (1973)
  • El caso Satanovsky (1973)
  • Los oficios terrestres (1986)
  • Cuento para tahúres y otros relatos policiales (1987)
  • Ese hombre y otros papeles personales (1995)

 

 

ÉPOCA CUBANA

esa época quedaron pocos testimonios del propio Walsh, íntegramente dedicado al proyecto cubano de la agencia Prensa Latina de noticias. El escritor nunca encontró el tiempo para narrar su participación en los años iniciales de la revolución cubana, de modo que lo único con que se contaba era el recuerdo de quienes -como Gabriel Garcia Marquez- lo acompañaron entonces.
Así, adquiere una singular importancia el rescate de las cartas que Estela Blanchard -Poupée para los íntimos- escribió regularmente a su madre en Buenos Aires. En ellas las noticias familiares se mezclan con comentarios sobre la vida de Walsh y sus opiniones ante los cambios revolucionarios en Cuba.
La correspondencia de Poupée fue guardada por su madre, de tal forma que aunque no fue pensada como diario, puede leerse ahora como tal. Blanchard ha sido reticente sobre su vida privada junto al autor de libros claves de la narrativa argentina, como Operación masacre y ¿Quién mató a Rosendo?. Pero la difusión de un documental de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora, donde entreabrió su memoria acerca de Walsh, despertó la curiosidad por conocer más sobre ella. Fue en estas circunstancias que Zona accedió a su correspondencia, de la que reproducimos fragmentos. Se han conservado las referencias a nombres significativos de la vida política y cultural Argentina, como el de Jorge Ricardo Masetti, co-fundador de la Agencia Prensa Latina y muerto en una tentativa de guerrillas en Salta, y el cura jesuita Hernán Benítez, confesor de Eva Perón y tío de Poupée, entre otros. Todas las cartas están fechadas en La Habana.

30 de julio, 1959

( ... Al llegar a los Estados Unidos fuimos vejados por las autoridades que nos obligaron a permanecer en el aeródromo las tres horas que tuvimos que esperar nuestro avión a La Habana, sin devolvernos nuestros documentos hasta el moánimo porque acumulamos una buena dosis de odio, pero no odio soluble, sino odio en lingotes, duro, inalterable.
En Cuba, esto es razonable, la dama que nos revisó los 55 kilos de equipaje nos dio vuelta hasta los párpados en procura de indicios sospechosos. Pero la miramos con simpatía y hasta con agradecimiento porque no nos mandó fusilar.
Detrás de las barreras Cuba es un país maravilloso. Parece mentira que hace tan pocos días hubo aquí 1 millón de campesinos viendo todo tan limpio y ordenado.
Fidel ha inyectado en esta gente un fervor y una alegría de vivir que contagian.

22 de agosto, 1959

( ... ) Nuestra oficina está quedando muy linda. El lunes tendré mi escritorio propio. Rodolfo me ha encargado la sección cultural, ad honorem, claro. El me paga dólares 90 que saca de su sueldo y dice que si progreso me aumentará, para ello me sugiere que aprenda taquigrafia. Este tipo no tiene idea de lo que son jerarquías, pretende darme trabajos subalternos a mi.
( ... ) Estoy desterrada en esta isla, lejos de la patria como Peron sin más distrac, ción que comer cuatro veces por día, pero no sólo de pat) vive el hombre.

6 de setiembre, 1959

(..)Nos instalamos en el edificio Focsa, sin duda uno de los más bonitos y modernos de La Habana. Estamos en el octavo piso, arriba de nosotros hay 22 más. ( ... ) Tiene una espléndida habitación de servicio, también con baño. Una gran recepción con sofá que reservo para el caso de que Walsh insista en patearme en el tálamo. Una terraza cubierta, con mecedoras para los ocios. Todo con muebles bastante aceptables que, por supuesto, yo cambié de sitio, cuadros espantosos que yo escondí en un placard y reemplacé por cosas surtidas, Una cocina equipada con todos los artefactos que los norteamericanos mandan para ver si conquistan a los cubanos y consiguen que los barbudos se afeiten. Todo con vista al mar.

17 de septiembre, 1959

( ... ) La comida aquí es razonablemente barata cocinando en casa. Un compañero de Rodolfo gasta un promedio de 4 dólares por día. Incluido el sueldo de la sirvienta, y son cuatro personas.

Observo una alarmante abundancia de locales desocupados. Además, los que están en funcionamiento no lucen muy Concurridos. Supongo que esto se debe a que, igual que en la Argentina de Perón las clases pudientes no están muy contentas. El cliente clásico aquí es el turista americano y con el advenimiento de Fidel escasea y no podemos desechar la posibilidad de que desaparezca del todo.

30 de septiembre, 1959

... Llevé a Rodolfo al médico, un señor muy simpático que nos contó todo lo que sabía sobre Fidel y nos preguntó todo lo que sabíamos de Perón Nos cobró 10 dólares y nos extendió una receta por dólares 6. Con todo lo cual le sacó al muchacho los granos de la cara.
¡del le metió un impuesto de 1 peso -¡ que esto quiere decir un dólar- a cada botella de cualquier bebida alcohólica. Corno la novedad comenzará el del mes próximo, es decir mañana, nos fuimos al "Brazo Fuerte" y llenamos nuestra bodega de maravillas La temporada de los ciclones ya pasó y para el caso de que los ciclones lo ignoren tenemos en La Habana una santería llamada "La Milagrosa" que, según anuncia por radio, "cuenta con un gran surtido de Santas Bárbaras muy indicadas en cualquier estación y a muy reducidos precios". El milagro al alcance de cualquier presupuesto.

1 de noviembre, 1959

( ... ) Hemos cumplido ya tres meses de permanencia en la isla y dos en el Focsa. Sería interesante hacer un balance de nuestras actividades. Según pudimos comprobar esta mañana contando los envases vacíos, nos hemos bebido (es cierto que ayudados a veces por amigos circunstanciales tres botellas y media de ron y otras tantas de whisky por mes, además de la cerveza y el vino que no se cuentan para no extremar la nota. junto a esto conviene consignar que hemos consumido ocho frascos de mermelada de frutilla, lo que ya es un poco más inocente y sobre todo ahmenticio.

Con respecto al trabajo, el Departamento del Señor Walsh ha producido por mes y en orden cronológico: 44, 70 y 81 notas (nótense los progresos) Para conseguir estos altos índices de producción el Señor Walsh ha impuesto una severa disciplina militar que consiste en dar órdenes precisas en dialecto cubano, meter la nariz en todo y prescindir de los servicios de un empleado por mes, también en dialecto cubano.
Contamos con dos amplias oficinas pero el Señor Walsh se ha apropiado de una suntuosa sala destinada a conferencias y proyecciones cinematográficas con el pretexto de que no puede trabajar si no está solo. Allí dispone de una mesa y ocho sillas para desparramar sus papeles, además del teléfono para comunicarse con la tropa que está (estarnos) en la pieza de al lado y la radio para sentirse acompañado. Todo lo demás es igual que en los cuarteles.
Dada la dificultad del Señor Walsh para levantarse temprano, el toque de diana es a la una y media de la tarde. Cuando el actual despacho del Señor Walsh tiene que cumplir con sus funciones de sala de conferencias y proyecciones, su asistente, la Aspirante Conchita mete todos los papeles, la radio, el revólver y las balas detrás de la cortina, teniendo buen cuidado de retener en la memoria en qué silla estaba cada cosa para restituirlas a su lugar una vez realizado el acto; en estos detalles, como en todo lo demás, el Señor Walsh es tremendamente escrupuloso.( ... 
El país está poco más o menos en pie de guerra. Hay unas ninfas que andan haciendo colectas para comprar armas y aviones y se conforman si uno les da monedas, lo que me hace suponer que no tienen apuro. Entretanto, y sin que nadie sepa explicar la razón, ya se han producido dos apagones de más de una hora y media que dejaron la ciudad casi totalmente a oscuras. Lo que he visto desde casa resultó un espectáculo magnífico.

6 de noviembre, 1959

( ... ) Una emisora de televisión, canal 12, organizó una maratón para recaudar fondos para la compra de armas y aviones. Estuvieron transmitiendo ciento veinte horas seguidas sin cerrar el circuito. Durante todo ese tiempo atendieron a cuanto tipo quiso pasar delante de la cámara para hacer entrega de cualquier suma de dinero. Los hubo que dieron medio centavo. Y también hubo quienes dieron objetos a falta de dinero. Con todos los objetos organizaron un remate, los presentaban ante la cámara, daban su precio en las casas de comercio y los sacaban a la venta por la mitad. Los televidentes hacían sus ofertas por teléfono y al final se adjudicaban.
Aparecieron las cosas más inverosímiles: machetes, cuadros con la cara de Capor "La Milagrosa", frascos de insecticida y hasta estufas, una grande y una chica. Insecticidas había miles porque los donaba uno de los locutores, que los fabrica, pero nadie hacía ofertas. Entretanto, sacaban a subasta un "poncho argentino" que luego resultó ser un sarape mexicano, un cuadro con el desembarco de Fidel (para llorar), anillos con perlas, etc A las tres de la mañana nos fuimos a dormir y todavía quedaban allí las inoperantes estufas pero al día siguiente lo habían vendido todo y habían redondeado 40.000 dólares. Rodolfo dice que se podría organizar un negocio parecido, sólo que en lugar de destinar las, ganancias a la compra de armas y aviones, se invertirían en ravioles y bifes, que si bien no sirven para matar enemigos, conservan la moral.

16 de febrero, 1960

( ... ) El país va entrando en un ritmo constructivo y pacífico. Fidel es otra vez el gobernante sereno y seguro de su triunfo que era cuando yo llegué el año pasado. Francamente, se está bien en Cuba.
Ayer jueves, día de asueto, fuimos a una librería de viejo. Poco que valiera la pena, muchos libros de derecho, espiritismo, textos para colegio, varios títulos de Hugo Wast, algo de Sábato, Horacio Quiroga, además de bastante pornografía norteamericana. Rodolfo encontró algo que le interesaba y yo me compré un librito de cocina.
Rodolfo está leyendo los cables de Baires y nos enteramos que a pocos metros de Prensa Latina Baires explotó una bomba. Según dice Rodolfo, la bomba conmovió las oficinas y despertó a todo el personal que a partir de ese momento empezó a transmitir noticias con ritmo veloz.
Rodolfo anda muy bien vestido, lustra y con corbata. De este último adminículo podrían traerle algunas cuando vengan. Pero corbatas de seda liviana aptas para el Caribe.

Marzo 24, 1960

( ... )Existe el proyecto de Rodolfo de renunciar a la Prensa Latina más o menos en junio e iniciar una gira lo más económica posible por Latinoamérica.
( ... ) Lo malo es que entre el elemento local tratamos con muy poca gente. El que viene a veces es (Jorge) Masetti. Anoche se apareció con dos botellas de vino español y tuve que improvisar una cena que resultó muy liviana: costillas de cerdo, papas fritas y huevos fritos con el aditamento de unos chorizos trevijanos (también aporte de Masetti) y ron de la casa. El resultado fue que esta mañana. Rodolfo y yo purgamos nuestros pecados hasta la fecha y aún en este momento yo no puedo recordar los chorizos sin conmoverme.
( ... ) La explosión del barco La Coubre fue realmente espantosa y causó setenta víctimas. Fuera de eso, los americanos queman cañaverales y se caen de los aviones sobre los techos de las casas, pero hay que reconocer que no lo hacen todos los días. Buena gente.

Octubre 8, 1960

Desde hace un tiempo Rodolfo es víctima de la duda metafísica: irse o quedarse. Hace un rato me dijo: "-¿Y si nos fueramos a Francia?" "¿Para qué?"- Y... para leer". Claro, a mí me da pereza hacer las valijas para ir a leer a Francia, y nos quedamos. Antes de salir para la oficina estuvo consultando el gran mapa del mundo que está pegado a la pared, ay, adónde me propondrá ir esta noche?
Rodolfo es miliciano, para conseguirlo tuvo que jugar al basquet tres veces por semana durante varios meses. Ahora que ya es miliciano hace lo mismo que cuando era aspirante pero con uniforme que es mucho más marcial
Para mañana domingo había programado una operación en el campo pero se suspendió y está muy desconsolado. Yo le digo que vayamos los dos y que yo le tiro a él y él a mí, a cuatro metros como a él le gusta, pero no lo entusiasmó la idea.( ... )
Vimos por televisión, transmitido desde la UN y pudimos ver al (premier soviético Nikita Jruschov, a Fidel y el (presidente egipcio Camal Nasser.
Jruschov es un pequeño gordo de brazo corto que habla con un ritmo parejo que sólo interrumpe para beber agua mineral rusa y hacerle propaganda guiñando un ojo. El sistema de traducción es malo, la traductora no se preocupaba por no darle un tono monocorde y el resultado es bastante lamentable. De todos modos al día siguiente me enteré por los diarios.
Fidel fue un espectáculo, improvisó con tono pausado y boná chon a lo largo de cuatro horas y media, creo que como pieza oratoria hubiera ganado siendo mas breve pero igualmente fue magnífica. El hombre no tiene tics casi no movía las manos, apenas si interrumpió para beber, apenas si consultó un papel. Dijo exactamente todo lo que nosotros los subdesarrollados estamos pensando desde hace años, hasta dijo que Kermedy "era un millonario analfabeto e ignorante", cosa que menos a Kermedy debe haberle dado 19 tisfacción a muchos.

Circa octubre de 1960

( ... )Apareció Oski en Cuba. Viene casi todos los días a casa. Tipo macanudo, simpático y divertido. Posiblemente se quede a trabajar un tiempo aquí. Por lo menos le han hecho ofertas tentadoras: ilustrar leyes, para que todo el inundo pueda entenderlas (eso sería precioso) o ilustrar, por ejemplo, la reforma agraria para los niños.
Antes de ayer todos los inquilinos amanecieron propietarios. Si, así nomás, de un día para el otro. Por supuesto que a nosotros no nos alcanzan los beneficios de la ley ni hubiéramos tenido tiempo para disfrutarla. Lo único que ha cambiado para nosotros es el casero, que ya no será el miserable Letto sino el Estado omnipotente.
Ayer me proponía hacer una tortilla y al apretar el botón de la cocina en lugar de colorearse de un hermoso rojo la espiral del disco, comenzó a salir humo negro y chispas, luego de lo cual se oyeron unos ruidos siniestros y chistidos y estertores. Al final no pasó nada, no se alarmen. Mientras yo llamaba al electricista acudió Rodolfo dijo que era un cortocircuito. ( ... )
Ahora veremos quién paga el arreglo. Porque le correspondía al propietario. También veremos si nos devuelven los $200 cubanos que habíamos dado en depósito. Tal vez entenderemos esta ley, cuando la ilustre Oski.