JOHN  WHAINE



Marion Michael Morrison nació el 26 de mayo de 1907 en Winterset, Estados Unidos. 
En su adolescencia no pensaba dedicarse al cine como actividad principal. Jugaba fútbol americano en el equipo de su universidad la USC de Los Angeles, mientras hacía pequeños trabajos para la Fox, como extra o detrás de las cámaras. A fines de los años '20, estuvo por primera vez ante las cámaras, en algunos pequeños papeles. En 1930, el director John Ford lo bautizó como 'Wayne' y lo recomendó para el papel protagónico del western de Raoul Walsh "The big trail". El film no tuvo éxito, y John Wayne pasó el resto de la década sin conocer la fama, actuando en películas mediocres y de bajo presupuesto. Sin embargo, su poderosa presencia se hizo notar, incluso trabajando en una compañía pequeña, como lo era la Poverty Row Studios.
En 1939, John Ford volvió a elevar su prestigio, al darle el papel de Ringo Kid en "Stagecoach". La actuación de Wayne lo llevó a la cima de las taquillas del momento, y durante la década del '40 su leyenda comenzó a tomar forma. Eximido del servicio militar por problemas físicos, Wayne no debió dedicarse al problema bélico mundial; las películas de ese entonces, "Flying tigers" (1942), "The fighting seabees" (1944) y "Back to Bataan" (1945), aumentaron su prestigio hasta colocarlo en el lugar de héroe. Pero las mejores interpretaciones las realizó hacia finales de la década. "Red river" (1948), dirigida por Howard Wawk, donde hacía el rol del inflexible Tom Dunson, y otros dos films de John Ford, "Fort Apache" (1948) y "She wore a yellow ribbon" (1949).
En los años '50 y '60, volvió a participar en unas cuantas películas mediocres, westerns típicos sin demasiado argumento, que a pesar de todo tenían éxito comercial gracias a su participación. Tal es el caso de "The conqueror" (1956), donde Wayne interpretaba al conquistador mongol Genghis Khan. Sea como fuese el nivel del film, su actuación siempre era elogiada. Por esa época también siguió participando en films de John Ford ("The searchers", 1956 y "Tha man who shot liberty balance", 1962) y Howard Hawk ("Rio bravo", 1959).
"The searchers" fue para muchos la mejor película de John Ford, y la actuación de Wayne también fue memorable, en su papel de Ethan Edwards, un patriota nacionalista y conservador.
En 1969 ganó su único Oscar al Mejor Actor, por su actuación en "True grit", pero la mayoría de los cineastas coincide en que esa no fue una actuación tan buena como la que realizó en su última película, "The shootist" (1976), donde interpreta a un cowboy que se siente morir, y empieza a comprender su leyenda y el sentido de su vida. Era el papel perfecto para John Wayne, que se representaba a él mismo; ya enfermo de cáncer, la enfermedad que terminó con él tres años más tarde.



PELICULAS