FRANCIS COPPOLA

  francis coppola coppola con alpacino  
 

EL PRÓDUCTOR de  cuentos


Es el personaje más personal e imprevisible de Hóllywood. Su marca es hacer grandes producciones que se convierten en clásicos del cine. Su productora genera proyectos todo el tiempo. Desde 1997 edita una revista: “Zoetrope. All Stoiy”, de la que ahora se publica una antología en castellano
.
Un cazador de Historias
FRANCIS COPPOLA CREE  QUE NO HAY FILME SIN UNA BUENA HISTORIA. PERO NO CUALQUIER HISTORIA.PARA ESTIMULAR LOS LAZOS  ENTRE CINE Y LITERAtURA, CREO UNA REVISTA QUE, ADEMAS DE PUBLICAR CONVOCA A NARRADORES TALENTOSOS PARA ESCRIBIR CUENTOS POR ENCARGO.
FRANCIS FORD COPPOLA
En mi cabeza hay un estudio de ensueño que está en medio de las nubes. Es un hermoso grupo de edificios rodeado por jardines y parques. El Departamento de Redacción e fácil de distinguir; tiene un enorme lápiz amarillo que cuelga sobre la puerta del frente y un bar en el interior. En el primer piso (al lado del bar) se encuentra mi revista de cuentos, Zoetrope: All Story, y en los otros pisos están el Departamento de Guiones, el Departamento de Historias para la Pantalla y el Departamento de Investigación de los Escritores En el sótano hay una pequeña celda de en cierro solitario, que es el Departamento de Ideas Locas. Yo paso mucho tiempo ahí, inventando ideas y Zoetrspe’: all Story-es una de ellas.
Lo que ocurre en el Departamento  Historias es la base de todas las otras cosas de mi estudio soñado. ¿Qué es lo primero que llama la atención de un director? La historia- ¿Qué es lo que atrae ajos mejores actores? Lo mismo. ¿Cuáles: las primeras preguntas que hacen todos los que están relacionados con hacer uná película? “Cuál es la historia?” “ De qué se trata? ¿Tienes una historia? Entonces hay que escribirla como historia, no como guión. Ese formato existe en gran medida para que un gerente de producción pueda decir: “Oh,mmmm, eso es un interior, eso es un exterior, eso es de día, que es más barato quede  noche” y sumar todo y calcular los tiempos  y los costos. Un guión se diseña tanto para facilitar la realización de presupuesto y ofrecer un poco de “control como para transmitir la historia o la emoción. Una vez escrita la historia, entonces podemos subir al Departamento de Guiones y llevada a todos.los otros departamentos’(Presupuesto, Legales, Arte, Se lección de Actores, Música y todos los otros) que se mueren por ponerle las manos encima - La historia es el cimiento sobre el que se construye todo lo demás, lo que no es lo mismo que decir que una buena historia por si sola puede convertir- se en una buena película. También se precisan colaboradores, suerte, dinero, clima y un millón de cosas más. Sin embargo, no es posible que exista una  buena pelicula sin una buena historia.
Esa es una de las razones por la que siempre me desconcerté el hecho de que ninguno de los estudios principales, pode rosos y solventes, convirtieran  el cultivo de la escritura en su foco principal. Incluso considerando  que muchos de ellos son
dueños de editoriales (a las que obligan a imitar el enfoque de los estudios respecto de la creación artística) y basan sus peliculas en libros exitosos, por lo que sé ninguno de ellos dedica recursos importantes al cultivo del trabajo literario: relatos de escritores contemporáneos que nos ayuden a entender nuestras vidas y nuestra época. No existe ninguna otra industria importante que desdeñe tanto sus recursos más vitales. Las principales empresas petrolíferas gastan millones en exploración, y envían a geólogos y científicos a buscar petróleo en todo el inundo. Las empresas
de tecnología tienen departamentos de investigación y desarrollo, y las empresas de automóviles tienen «talleres” para ganarle a la competencia, pero los departamentos de desarrollo de los estudios de hollywood tienden a querer saltar por encima de la parte literaria e ir directamente al guión, para comenzar a presupuestar y a seleccio nár actores y a hacer todo lo necesario para justificar el flujo de billetes.
Por eso, hace unos años, decidí que la inversión más sabia que podía hacer para mi propia empresa cinematográfica, American Zoetrope (que, aunque es antigua y venerable, sigue siendo muy pequeña y posee escasos recursos financieros sería tomar todo el dinero que tenía y dedicarlo al cultivo literario Pensé que el mejor lugar para empezar sería el cuento, porque es lo que más se aproxima a las dimensiones promedio de las películas. Las novelas tienden a abarcar de material, pero los cuentos contienen en un solo paquete todos los elementos básicos que un filme necesita: personaje, trama y escenario. Al igual que las películas, los cuentos pueden consumirse de uña vez. Los buenos nos transportan, los grandes nos cambian y los malos bueno, al menos son cortos.
En los tejos tiempos, alguien sugería una idea, y Sahatini o Dickens o Thaclce ray aparecían y hacían el trabajo. Gran parte de la extraordinaria riqueza de nuestra tradición literaria viene de encargos para publicaciones periódicas. De la misma manera, a veces Zoetrope: All Story encarga trabajos, así como era antes,-cuando los escritores necesitaban encargos  para ganarse la vida. Lo que yo pensaba era que si cada tanto lanzábamos una idea —una idea simple sobre la gente y la época, como nuestro primer encargo. “La mujer del repostero», de Sara Powers, a quien invitamos a “escribir una historia de amor con personas que tienen los mismos sueño?, o nuestro encargo más famoso, “La guía de caza y pesca para chicas”, de Melissa Banks, cuyo objetivo era “describir qué su cedería con una mujer que usan Las reglas con alguien que ya fuera su ‘hombre correcto”’, esta idea  podría convertirse en una buena historia.
Entonces el sistema es el siguiente yo le doy una idea simple a Adrienne Brodeur, nuestra directora, quien, después de revisar el trabajo de algún autor, dice Mmmm, ésta es una idea con la que este escritor en particular podría conectarse y ella verá si al escritor le gusta el concepto. Desde allí, el escritor puede llevar la idea adonde quiera. No estamos pidiendo una ejecución esclavizada de la idea, sino que un artista se apasione por élla y la haga suya. Ese es nuestro proceso en lo respecta  a los encargos, y yo diría que hemos tenido resultados maravillosos y, en su mayor parte, exitosos con este método. “Ultimo aviso”, de Robert Olen Butlery “Su nueva idea”. de Emily Petkins fue ron encargados solo para esta antología. Probablemente ninguno de ellos pensó en el encargo una semana después de estar trabajando en él, y los cuentos que crearon se volvieron totalmente propios. Lo único que hicimos fue proporcionar el impulso. Me gusta la idea de los encargos y creo que gusta a los artistas. Una cosa es sen tuse a averiguar si uno va a volcar el alma en el papel o no; a veces es un alivio que alguien proporcione un concepto sobre el que trabajar.
Mi idea cuando lancé Zoetrope: All Story era construir el departamento de historias más grande del mundo, y me estremezco al darme cuenta de que lo denomino de esa manera. Contraté a Adrienne Brodeur como directora porque ella estaba interesada en literatura y en industria editorial y no en películas. Entonces cuando se nos pregunta si nuestra tarea principal consiste en buscar historias que puedan ser buenas películas, la respuesta, extrañamente, es no’. Hay una razón lógica para esto. Si nos limitáramos a buscar historias que puedan convenirse en buenas películas, estaríamos excluyendo a un gigantesco grupo de escritores cuyos trabajos e ideas deben estar incluidos si se quiere publicar a los mejores talentos literarios de la nación, de la cultura y de la época, pero cuyos relatos en particular podrían no ser adaptables al cine. No queremos excluir ningún cuento excelente, porque queremos trabajar con los mejores autores y las  mejores obras, y perderíamos esa oportunidad si solo estuviéramos buscando la ficcion  adaptable. Entendemos que solo unas pocas de las historias que publicamos se convertirían en buenos filmes, pero nunca se sabe... Quizás el contacto con la obra o con el autor pueda ocasionar futuras colaboraciones.
En el pasado era común que un cuento se adaptara a un filme exitoso. ¿Sabían que las películas U malvada, A la hora señalada, Psicosis, Blow-up, La Mosca y Qué bello es vivir, entre otras, empezaron todas como cuentos? Las historias en las que se basaron estas películas eran parte de una tradición narrativa vigente en los años veinte y treinta, impulsada por autores como John Q’hara, Dorothy Parker, Ring lardner y E. Scott Fitzgerald, que entre otras cosas inspiraron y enseñaron a los buenos guionistas de los cuarenta y cincuenta que produjeron los guiones de esas películas. Bien, ese patrimonio me inspiró a bajar de las nubes mi departamento de historias ya hacerlo real, bajo la forma de una revista.
Francamente, estamos interesados en la buena escritura, con buenos personajes  e historias fascinantes que nos hechicen, pero que también nos enseñen sobre la vida, para poder encarar a las voraces fauces del marketing que nos ataca las veinticuatro horas del día, propagandas que tratan de convencemos de que no estamos completos a menos que compremos esto o nos veamos como ella o nos casemos con él, y así sucesivamente ¿Qué se supone que tienen que hacer los artistas? Lo que nos esforzamos por hacer en American Zoetrope: usar nuestros recursos para contrarrestar las constantes presiones que nos hacen sentir mal respecto de nosotros mismos con algo vivo, satisfactorio  y exitante: la literatura .