DUSTIN HOFFMAN


  Dustin Hoffman nació en Los Angeles, California, el 8 de agosto de 1937. Estudió en el Conservatorio de Música de esa ciudad, en el Santa Monica City College, y en el Pasadena Playhouse.
Debutó en cine en 1967, en el film de Mike Nichols, "The graduate". Como Benjamin Braddock, Hoffman interpretaba el emblema de una generación que rechazaba fervientemente los valores de sus padres, pero que tenía una gran incertidumbre acerca de cómo enfrentar el futuro. Con esta primera película, en la que fue nominado para el Oscar al mejor actor, ganó gran popularidad y se convirtió en un ícono de grandes dimensiones, cambiando un poco las costumbres que se tenían hasta ese momento, en que la pantalla sólo tenía estrellas de bello aspecto físico. Dustin Hoffman atrajo al público más que nada por su aire informal y su simplicidad. Pronto se sumaron a la lista de estrellas de similares características otros actores de esa generación, como Jack Nicholson o Barbra Stresand.
El siguiente éxito fue "Midnight cowboy" (1969), en el que también estuvo nominado en el mismo rubro. Ese mismo año protagonizó "John and Mary", junto a Mia Farrow. Esta película no tuvo buena crítica, pero mostró a Hoffman con habilidad para desempeñar un típico papel de joven correcto. En "Lenny" (1974) fue nuevamente nominado para el Oscar, por su caracterización del comediante Lenny Bruce. Dos años más tarde, en "The president's men", interpretó a Carl Bernstein, el periodista agresivo que ayudó a sacar a la luz el escándalo del Watergate, durante la presidencia de Nixon. "Straight time" (1978) no tuvo buena crítica como película, pero Dustin Hoffman recogió todo tipo de halagos, por su interpretación de un peligroso criminal.
En 1979, Hoffman logró su merecido primer Oscar al mejor actor, por "Kramer vs. Kramer". La película también ganó como mejor film. Hoffman interpreta a un padre que debe hacerse cargo de su pequeño hijo cuando la madre (Meryl Streep) los abandona. Si en "Kramer vs. Kramer " se ve como un hombre puede ser mejor madre que la madre misma, en "Tootsie" (1982) se muestra cómo un hombre puede ser mejor mujer que una mujer. En esta grandiosa comedia, Hoffman interpreta a un hombre que se hace pasar por mujer para conseguir un papel en una novela, y termina convirtiéndose en un modelo de la lucha feminista. En 1985 apareció "Death of a salesman", que tuvo una crítica aceptable, y luego vino "Ishtar" (1987), que pasó sin pena ni gloria. A pesar de ese fracaso, al año siguiente Hoffman ganó su segundo Oscar al mejor actor, por su interpretación de Raymond Babbit, el autista de "Rain man", película que también se llevó el Oscar al mejor film. En los últimos años, los films que protagonizó no fueron demasiado exitosos, pero él nunca dejó de sorprender al público por su habilidad para interpretar roles tan diferentes, como el de gángster en "Billy Bathgate" (1991) o el del malvado Capitán Hook en "Hook" (1991).

 

 

PELICULAS