YASSER ARAFAT

 

 

 

Político, estadista y líder palestino. Nació el 24 de agosto de 1929 en Jerusalén. Su verdadero nombre es Mohammed Abed Arafat. Fundador y más tarde líder del "Al-Fatah" movimiento de guerrilla reinvindicador palestino ante la creación del estado israelí. Con motivo de la derrota árabe en la "Guerra de los Seis días", se formó a instancias de Ahmed es-Suqueiri la OLP (Organización para la Liberación de Palestina) que Arafat pasó a controlar, al ser Presidente del Comité Ejecutivo y representante de los moderados de la misma. Cuando Israel atacó a la guerrilla árabe en Líbano el cuartel general de la OLP debió trasladarse a Túnez. Una vez que estalló la Intifada o movimiento de los territorios de Gaza y Cisjordania contra la presencia israelí, Arafat y la OLP iniciaron una ofensiva diplomática, sólida, tenaz, apoyada en las alianzas de algunos países de occidente, producto de la cual entre otras cuestiones es nombrado ante la Asamblea General de la ONU presidente del nuevo Estado de Palestina. En 1993, por fin, su labor de años rindió frutos pues logró un acuerdo de respeto mutuo con el premier israelí, y con la mediación de Bill Clinton. Uno de los puntos más importantes de dicho acuerdo consistió en el reconocimiento de la autonomía Palestina, por parte del gobierno de Israel. Por esta negociación exitosa, y por la disposición y tolerancia que puso en ésta, recibió junto con Rabin el Premio Nóbel de la Paz en 1994. Sin embargo este último acuerdo se ha encontrado con suscesivos obstáculos por las presiones de los sectores radicales, tanto palestinos como israelíes. Por eso ha sido necesario reactivar el diálogo para que los acuerdos que se desprendan de las nuevas negociaciones, contemplen la posición que aunque intransigente, es real y de peso considerable en la opinión pública de ambas comunidades. Desde 1994, los contactos entre Arafat y los líderes israelitas han sido constantes aunque no exentos de fuertes contradicciones a un nivel tal que el cese al fuego, producto de la paz, uno de los logros del acuerdo del 94, ha pendido de un hilo. Los momentos más difíciles se vivieron después del asesinato de Rabin, y prácticamente durante todo el período de gobierno del conservador Benjamín Netanyahu, que desconoció varios de los términos del acuerdo suscrito en el 94. No obstante, recientemente, el nuevo premier israelí, Barak, con todos los obstáculos internos ante la presión de los grupos ortodoxos y los partidos de ultraderecha de Israel ha dado muestras de reactivar el diálogo. Los avances en este sentido, aunque tímidos de ambas partes, continuán , y el papel de Arafat es determinante tanto como lo era al principio, pues el líder palestino ha sabido adaptarse a los cambios geopolíticos tan impredescibles como constantes, a pesar de que la firmeza en ciertos aspectos de la negociación, como lo es la categoría jurídica y política de Jerusalén es un aspecto, para la OLP y su líder muy delicado y en el cual desean ceder, respecto a la propuesta israelí igual de firme, muy poco. No obstante la categoría de gran estadista y líder político de Arafat es de una influencia, en el mundo árabe, de magnitudes excepcionales, actualmente con mayor alcance pues se ha convertido en inteligente interlocutor entre el mundo árabe y las políticas de occidente respecto a Oriente Medio. Así lo demuestra su incanzable labor diplomática con los países de la Comunidad Económica Europea, en especial con Francia.