Make your own free website on Tripod.com

ALEJANDRO MAGNO

 

EL MUNDO DE--ALEJANDRO MAGNO 
El emperador que doblego  a los persas

Hijo miío,
encuentra un Territorio digno
de ti, porque Macedonia es demasiado

alejandria La columna de Pompeyo da
entrada al templo de Serapeium, un
recinto religio destinado a honrar esta divinidad, introducida por la dinastia ptolemaica.

En la primavera del año 334 a.C., Alejandro formó un ejército de 35.ooo hombres y cruzó el Helesponto (estrecho de los Dardanelos) para invadir Persia La intervención de agentes persas en las rebeliones de Tebas y Atenas del año anterior confirmaba la necesidad de la conquista. Alejandro tenía 22 años y acababa de pacificar Grecia después de cien años de guerras civiles. A partir de entonces, siguió los deseos de su padre, Filipo II: someter al imperio persa.


MAS ALLA DE GRECIA 

Lector apasionado de Homero, atraído por la figura de Aquiles, Alejandro emprendió la conquista de Oriente con un espíritu nuevo y personal. Griego modelo, el joven rey macedonio pretendía hacer suyo el mayor imperio de la Antigüedad, formado dos siglos antes por Ciro el Grande, fundador de la dinastía persa de los aqueménidas. Pero la curiosidad aristotélica de Alejandro también lo impulsó a explorar el mund más allá de sus fronteras orientales. Para ello se hizo acompañar de un grupo de hombres de ciencia en su interrumpida expedición a los reinos de la
India, ubicados en los confines del oikumene -expresión que en griego significa el "mundo conocido"- que nunca antes había pisado un mandatario griego.

UNA VICTORIA TRAS OTRA

Al principio, Darío III Codomano, el monarca asiático, consideró la invasión de sus límites como una simple aventura del macedonio. Sin embargo, después de la batalla del río Gránico, en la que Alejandro derrotó a un ejército de 120.000 hombres, su opinión cambió y él mismo en persona pretendió darle una lección al descarado jovenzuelo en Issos. Pero fracasó de nuevo. Cada derrota de los ejércitos de Darío supuso un nuevo aliciente para la! tropas de Alejandro, que vieron como el sueño de su jefe se convertía en realidad paso a paso.

EL FIN DE LOS AQUEMENIDAS

La rapidez de la conquista de Alejandro se comprende si se conoce que el poder del "rey de reyes" persa estaba en decadencia, Los sátrapas, gobernadores de las diferentes regiones del reino, se rendían ante Alejandro casi sin oponer resistencia. El asesinato del propio Darío a manos de uno de estos reyezuelos demuestra el grado de erosión del imperio persa. El nuevo poder macedonio iba a sustituir al del heredero de Ciro el Grande, máxime cuando el rey griego se mostraba dispuesto a mantener las costumbres de los conquistados, Por su parte, la fuerza de Alejandro residió en los hetaiori 1.500 compañeros de armas con los que estableció una relación basada más en la amistad que en el dominio.



Joven, valiente y dotado de cualidades intelectuales extraordinarias, Alejandro Magno rey de Macedonia, logró conquistar en muy poco tiempo uno de los imperios más extensos de la Antigüedad. Su habilidad política, unida a una gran capacidad como estratega militar, fueron decisivas para dominar este vasto territorio El legado de Alejandro llegó a su fin tan rápidamente como había sido
planeado. Al morir SUS generales se repartieron el imperio deshaciendo, además, su política de
integración entre Oriente y Occidente.


ALEJANDRO MAGNO, EL MODELO PREFERIDO DE TODOS LOS EMPERADORES

Son muchos los factores que hicieron de Ale] . andro Magno un estadista envidiado por todos los emperadores de la historia. Su vida fue corta. En sólo ocho años consiguió conquistar un territorio de lo millones de kilómetros cuadrados y fundar una ciudad con su nombre que durante siglos fue el faro de la cultura occidental: Alejandría (Egipto).
No es casual que fuera allí donde Julio César recibiese la cabeza de Pompeyo tras la victoria de Farsalia, donde Octavio se proclamara dueño de Oriente tras vencer a Cleopatra, la "serpiente del Nilo" y Federico Il respondió con la sexta Cruzada a la llegada de los emisarios del sultán Malik-el-Kamil, asentado en la ciudad egipcia. Napoleón Bonaparte quiso iniciar en Alejandría una aventura digna de un "nuevo Alejandro".
Napoleón siempre creyó tener el mando de un ejército tan indestructible como el del macedonio pero, a diferencia de éste, nunca supo ganarse la confianza de la mayor parte de los pueblos conquistados. Napoleón no sólo admiraba de Alejandro sus dotes militares. Lo que más le subyugaba eran su energía y maestría para gobernar.

UN JOVEN HABIL Y MUY INTELIGENTE, EDUCADO PARA SER DUEÑO DEL MUNDO

Alejandro Magno era hijo del rey Filipo Il de Macedonia y de la princesa Olimpia de Epiro, la actual Albania. A los veinte años heredó el trono de su padre. En aquella fecha -336 a.C.- ya era considerado un militar valeroso y un joven con cualidades intelectuales brillantes '
Probablemente nadie como él encarnó tan bien el gobernante que platon imaginó para su República -"La felicidad del mundo no estará asegurada hasta que el poder político y la filosofía se concentren en la misma persona", sostenía platón
Los historiadores polemizaron sobre las razones de la larga expedición de Alejandro Magno contra los persas. Algunos la atribuyeron a una reacción de venganza contra ellos, que habían derrotado a los griegos 150 años atrás. Pero en realidad fue la personalidad de Alejandro -su ambición, su vitahdad- la que lo llevó en el 334 a.C. a cruzar el Helesponto -el actual estrecho de los Dardanelos, que separa Europa y Asia- y combatir, con un ejército mucho más limitado en cantidad de hombres y armas, a Darío III el monarca persa. El genio de Alejandro era más  vivo que el de su padre. Por eso, 
cuando éste fue asesinado y aquél  subió al trono, ejecutó sin contemplaciones a todos los conspiradores e inició una campaña para frenar cualquier pretensión de rebelión extranjera.Todavía hoy sigue fascinando la extraña personalidad de Alejandro Magno, capaz al mismo tiempo de
adoptar las medidas más astutas y prudentes, y de cometer todo tipo de actos crueles y despreciables movido por arrebatos de ira.

LOS BARBAROS

los atenienses calificaban de "bárbaros" a todos los pueblos que no hablaban griego. Pero Alejandro comprendió pronto que muchos de aquellos pueblos provenían de civilizaciones tan desarrolladas como la suya. incluso se enamoró de Babilonia, ciudad a la que regresó en el último año de su vida y donde murió.

EL EJEMPLO DE SU PADRE MARCO SU PERSONALIDAD DE CONQUISTADOR

Cuando Filipo de Macedonia, pac de Alejandro, vencí¿) a ateniense tebanos en la batalla de Oueron (338 a.C.), eludió asumir las responabilidades de rey de Grecia. Prefirió  proclamarse hegemon, es decir, gobernante que trató de cohesior los territorios y no de imponer s propios criterios políticos.
En esa batalla, Alejandro, que tenía 18 años, dirigió la caballería. Tal vez esa inteligente decisión de Filipo fue el primer ejemplo práctico de conquista por el que pudo conocer a su hijo.
Sus padres lo instruyeron en la dirección de ceremonias religiosas. Hallándose imbuido de muchas de las ideas de la religión tradicional, no es extraño que Alejandro estuviese convencido del componente divino de su misión.

EL PODERIO DE LAS FALANGES FUE LA CLAVE DE SUS EXITOS MILITARES

Alejandro fue el primer militar "rnoderno". Sus victorias no se deben a la facilidad para formar un numeroso ejército, como había sido el caso de Ciro el Grande -fundador del imperio aqueménida- sino a una estudiada planificación de la estrategia.
Una de las aplicaciones militares más famosas de Alejandro fueron las falanges, un modo de disposición de sus tropas en el campo de batalla "como un enorme erizo de largas lanzas". Gracias a su complejo funcionamiento, la invulnerable falange macedónica esperaba el agotamiento del adversario para luego embestirlo y destrozarlo con la potencia de choque de su caballería. Aunque muy eficaces para quebrar el orden de ataque del adversario, estas unidades tenían dos defectos: la necesidad de luchar en terreno plano y la dificultad para retirarse si el oponente las cercaba.
La falange no fue la única demostración de inteligencia logística de Alejandro. Su ejército no arrastraba armamento pesado. De lo contrario, la expedición a Asia habría agotado a los combatientes en poco tiempo. El rey macedonio contaba en sus filas con todo tipo de especialistas capaces de improvisar cualquier clase de arma. Eso lo ayudó a vencer todo tipo de dificultades.
Otra demostración del genio militar de Alejandro Magno fue la flexibilidad de su corte de expedicionarios. Alejandro dejaba destacamentos no beligerantes en las plazas que se anexionaba e incorporaba soldados de cada una de esas ciudades.


Aristóteles

Aristóteles se convirtió en tutor de Alejandro cuando éste tenía 13 años. Su influencia sobre el futuro emperador fue enorme. le inculcó el amor por las letras, la curiosidad por la naturaleza y la admiración por la cultura griega. leer la Política de Aristóteles da muchas pistas sobre el origen filosófico de las concepciones políticas de Alejandro: un hombre dotado de cualidades casi sobrenaturales no podía ser considerado un simple ciudadano. Debía ponerse a su cabeza para dignifi caria y redimirla una línea de blanco.

SUS GENERALES FUERON INCAPACES DE CONSERVAR EL "MAGNO IMPERIO

Al igual que otros emperadores, Alejandro tuvo una marcada conciencia del sentido religioso de su misión. Cuando fue al templo egipcio de amon, el dios carnero, ya tenía la idea de concebir un imperio estable y de larga vida.
Este propósito de perpetuarse lo llevó a fundar nada menos que catorce ciudades con su nombre en los lugares más diversos: la Alejandría egipcia fue sucedida por una larga serie de villas homónimas, o bien con apelativos compuestos como Alejandría Aria o Alejandría Proftasia. Todas ellas gozaron de un emplazamiento envidiable y de unos excelentes servicios para la época: suministro de agua, ágil administración.
Cerca de Nicea, en el tramo final de su campaña, Alejandro Magno fundó Bucefalia, una ciudad dedicada a su caballo más querido. Los últimos monumentos levantados en su trayecto asiático, los pilares del hifasis debían recordar a los futuros habitantes de la Tierra la magnitud de la empresa alejandrina.
Pero Alejandro no tuvo tiempo de preparar el aparato burocrático para el mantenimiento de su imperio. La prematura muerte de Hefestión, su sucesor natural, le hizo rodearse de un grupo de jóvenes colaboradores, de los que siempre receló. En sus días de vida, Alejandro o afirmó que dejaba su imperio "a los más fuertes".
Esta lacónica frase abrió la puerta a una lucha fratricida. Sus antiguos camaradas se enzarzaron en luchas internas, que aceleraron el rápido desmembramiento del gigantesco imperio que había conquistado.

Reyes griegos por la gracia de los dioses

Para los historiadores europeos, las conquistas de Alejandro siguen ilustrando el primer éxito de la civilización occidental sobre la oriental. Sin embargo, en plena exaltación de los valores occidentales, se olvida que en esa época, considerada como de consolidación de los valores griegos gracias a los sucesores de Alejandro -Ptolomeo, en Egipto; Seleuco, en Siria, Mesopotamia y Persia Antígono en Asia Menor-, los nuevos dueños del antiguo imperio persa abandonaron el sistema democrático que los caracterizaba y, como hiciera Alejandro siguiendo una costumbre oriental, se consideraron monarcas de origen divino,

El idioma que sustituyó  al arameo

Los monarcas griegos que sucedieron a Alejandro, conocidos como diadocos, impusieron el griego como lengua oficial en sus dominios -,substituyó al arameo introducido por los reyes persas en su imperio- A partir de entonces, mientras el griego fue utilizado por las clases superiores de los reinos helenísticos, el arameo se mantuvo como la lengua de comunicación popular para la mayoría de sus súbditos, incluso después de la desaparición de las dinastías de origen griego bajo el impulso de Roma.

HERENCIA CULTURAL EN PELIGRO

DURANTE LOS PRIMEROS MESES de 2001, los fundamentalistas tahbanes de Afganistán destruyeron las gigantescas esculturas de Buda de Bumiyán, imágenes calificadas como patrimonio de la humanidad por organizaciones internacionales. En los ropajes de piedra que cubrían las monumentales estatuas se advertían los rastros del legado helenístico, derivados de la fusión que, con motivo de la invasión de Alejandro Magno, se produjo _entre Oriente y Occidente 2.3oo años antes.
La premeditada destrucción de estas inmensas estatuas excavadas en la roca parece consolidar el definitivo cambio de rumbo de esta zona del planeta. Hasta mediados del siglo XX, Oriente Medio fue considerado por la civilización europea como una extensa frontera, una especie de "tierra de nadie" donde confluían y se mezclaban las creencias de Oriente y Occidente.

AVANZADA INTELECTUAL

Desde la irrupción de Alejandro Magno, en Oriente Medio la lengua y el pensamiento griego constituyeron durante todo ese tiempo las "avanzadas intelectuales de Occidente en Asia. Si las aventuras del islámico Simbad son una versión orientalizada del Ulises de la Odisea, ¿no es la actual Turquía el modelo de Estado fronterizo entre Europa y Asia capaz de combinar la legislación napoleánica con la fe musulmana?
Sin embargo, es posible que en el siglo XXI se produzca la extinción definitiva de los valores del helenismo en el seno del que fuera el imperio alejandrino, un inmenso espacio donde coexistieron confesiones politeístas (creen en un grupo de dioses), panteístas (identifican a Dios con todo lo que existe) y monoteístas (creen en un solo dios). La propia tradición musulmana mitifica al emperador macedonio. Lo considera como un fiel seguidor de las doctrinas del Islam, que luchó contra los paganos y extendió su religión. A partir de los textos del Corán, escritos casi mil años después de su muerte, se lo identifica con la imagen del Ser de los Dos Cuernos - adoptó como casco los cuernos de carnero del dios Amon en Egipto; también el carnero era símbolo del poder persa-.
Actualmente, el exacerbado fundamentalismo religioso que parecería condicionar la evolución del Islam en algunas regiones de Asia -como Afganistán- podría eliminar definitivamente el legado del helenismo cosmopolita de AlIksander (el nombre árabe del gran Alejandro), cuyo máximo valor fue asumir y transmitir todas las mercancías y todas las ideas. Una herencia cultural que perduró más allá de la desintegración del imperio, hace ya más de dos mil años.

SU CABALLO, BUCÉFALO

 Los adiestradores de Bucéfalo, un caballo destinado al rey Filipo II no lograban domarlo. Alejandro insistió a su padre, el rey,,en que él sí era capaz de conseguirlo. Sabiendo que Bucéfalo se asustaba de su propia sombra, Alejandro empleó una artimaña: enfrentó al caballo al sol. Bucéfalo, desconcertado por la luz solar, se amansó y dejó que el impetuoso joven lo montara durante un buen tramo. Alejandro obtuvo así el respeto y admiración de¡ rey y la confianza de su legendario caballo.

>UN RITO LLAMATIVO

Alejandro Magno, como la gran mayoría de los guerreros de la época, admiraba La Iliada de Homero. Al llegar con sus tropas a Troya y hallar la tumba de Aquiles, su héroe favorito, desplegó un curioso ceremonial: rodeó la tumba de aceite, se desnudó y corrió a su alrededor. Alejandro Magno no hizo más que imitar al propio Aquiles, quien en La Iliada honraba de esta manera la tumba de su gran amigo Patroclus Más tarde, Alejandro Magno repetiría el singular homenaje al encontrar la tumba de su amigo más leal, el malogrado Hefestión.


LA REPLICA DE DIOGENES 

Alejandro Magno visitó al filósofo Diógenes y lo encontró tumbado, tomando sol. Al ofrecerle, como
rey de Macedonia, cualquier cosa que deseara, el sabio sólo le pidió q ue se a pa rta ra porque ue le ta pa ba el sol. La respuesta causó hilaridad entre los acompañantes de Alejandro Magno, que les ordenó callary dijo: "Reíd si queréis, pero si yo no fuera Alejandro, elegiría ser Diógenes".

>EL NUDO GORDIANO

En el año 333 a. C, Alejandro llegó a Frigia y entró en la ciudad de Gordion Allí estaba el célebre
nudo gordiano, fortísimamente trabado en el yugo del carro de 9 Midas. Era imposible deshacerlo y quien lo lograse se convertiría en dueño de Asia. La leyenda cuenta que Alejandro sacó su espada y lo cortó. La hazaña, probablemente falsa, fue usada por Alejandro como propaganda para futuros éxitos. Hoy en día, la expresión "nudo gordiano" sigue usándose para designar la raíz de algo difícil de resolver.

ARREPENTIDO

Alejandro Magno se rodeaba de sus amigos más fieles para celebrar sus fiestas. Aunque se conocían desde hacía años y combatían juntos, una de estas celebraciones acabó trágicamente. En un momento dado, Clito, en estado de embriaguez, le reprochó a Alejandro Magno su endiosamiento y exigió que reconociera los méritos de las tropas. Alejandro Magno, también ebrio, se enfureció, tomó un arma y lo mató allí mismo. Luego, lloró amargamente durante días la muerte de su buen amigo. Fue la única acción de la que se arrepintió durante el resto de su vida.

>UNA CONQUISTA FACIL

Alejandro llego a Egipto precedido de su fama y, en vez de conquistarlo por la fuerza, se postró ante Amon dios de los egipcios. Esta demostración de respeto causó tal efecto que no tuvo que recurrir a las armas para adueñarse de la región; además, le granjeó la simpatía de otros pueblos sometidos.

origen de datos:  suplemento Clarin  biografias


ir a ALEJANDRO III  MAGNO

FOTOS